2.17.2009

El amor por el Vinilo, después de tanto tiempo conserva seguidores

Hola! Les dejo esta nota en la que mencionan a Enrique Bunbury, él también es amante del Vinilo. 

Mi querido vinilo

En pleno desplome del mercado musical, el disco de vinilo mantiene su pequeña cuota gracias a los coleccionistas

 
DIEGO MARÍN A.
| LOGROÑO
 
Valioso y delicado como el azafrán, el disco de vinilo en lugar de desaparecer por completo se ha convertido es un objeto de culto. El disco compacto casi lo entierra pero el fenómeno de la piratería ha revalorizado este formato que hasta hace bien poco había quedado exclusivamente en manos de coleccionistas. La imposibilidad de hacer copias exactas y el sonido característico del vinilo han hecho que durante el 2008 las ventas de su mercado hayan subido el 200%.

En La Rioja algunos de los grupos que lograron grabar un elepé, como Obras Públikas, El Gusto es Mío, Los Pililos y Carmen, Jesús e Iñaki, encuentran ahora sus viejos discos en tiendas de segunda mano y portales de Internet especializados en venta de artículos varios. Aun con el auge del cedé, todavía resistieron tiendas en Logroño que guardaban un pequeño rincón a los elepés, como Traviata, Miscelánea, Red Hot y Discóbolo, pero ya incluso es difícil comprar un compacto. Precisamente Santos Ochoa ha comenzado a vender de nuevo discos de vinilo ante la creciente demanda.
 
Hasta hace bien poco funcionó en Logroño una tienda dedicada exclusivamente a vender discos de vinilo. Discos Gutiérrez se encontraba en la calle San Juan y fue un breve oasis para los coleccionistas y amantes del vinilo, aunque ahora sigue funcionando a través de su web, paso que ya dio en su día M Frecuency, especializada en música electrónica. Pero si se quiere ojear vinilos en nuestra ciudad, también tiene dos opciones: comprar rap o comprar discos antiguos, casi bizarros. Además, las pocas tiendas que aún dispensan elepés en Logroño, curiosamente, son vecinas.

Cerca de la tienda principal de Santos Ochoa, en el pasaje de Doctores Castroviejo con Ciriaco Garrido, se encuentran las tiendas El Sótano y La Isla del Tesoro. La primera es un comercio dedicado a la cultura del hip hop que vende discos clásicos de rap y novedades discográficas en este formato y de este estilo musical, que junto a la música techno es la única que mantiene el vinilo como registro de prestigio.

La Isla del Tesoro, en cambio, es una tienda de libros, discos y artículos de segunda mano que dispone de todo un catálogo de discos viejos de vinilo. En ella no se encontrarán grandes maravillas pero sí precios muy económicos. Por otra parte, en la calle Fundición, Plof Store también vende discos de importación de hip hop, mientras su vecina E5 hace tiempo que dejó de vender elepés de música electrónica por falta de clientela. Pese a la reducida cuota de mercado aún quedan enamorados del formato vinilo, como Diego Domínguez. Este logroñés afincado en Londres fundó la discográfica Dirty Waters Records, dedicada a editar EPs de estilo 'rock garage'.
 
Otros enamorados del LP son los miembros del grupo riojano Los Mirandas, que de su disco Four days & Three calls (2008) editaron copias tanto en cedé como en EP de 10 pulgadas en color rojo. Otros artistas nacionales como Nacho Vegas y Bunbury han decidido editar igualmente sus últimos trabajos Esto no es una salida y Hellville de luxe, respectivamente, en los dos formatos, para que los discos vuelvan a ser únicos. 

Y también hay coleccionistas logroñeses de vinilos, como el promotor musical 'Boogy', que atesora más de mil ejemplares. Los interesados en este formato musical, aunque ven reflorecer el mercado del vinilo poco a poco, siempre tienen la oportunidad de ampliar su colección en las ferias de discos que se organizan de vez en cuando en Logroño y que recorren todo el país.

Fuente: La Rioja

No hay comentarios:

Google