3.27.2009

Detalles técnicos de La Banda de Enrique Bunbury


Interesante artículo acerca de La Banda, muy bueno... bastante interesante, lo es aún más para quienes entienden los detalles técnicos. Si quieres leer todo el artículo abajo te dejamos el link.
Enrique Bunbury (Voz Solista, Guitarra Eléctrica, Guitarra Acústica)
Para la toma de su voz se utilizaron micrófonos inalámbricos de mano Shure UR-2 con cápsulas SM-58, asociados a un receptor UR-4D equipado con antenas UA-820 fijadas a su frontal. También se disponía de un U-4D de reserva (el antecesor de la actual serie UR).

Sus guitarras fueron: Gibson SJ-200, Gibson J-45, Takamine 12 cuerdas y Gretsch Chet Atkins Tennesse Rose, cada una de las cuales llevaba asociada una petaca Sennheiser SK-500 G2 sintonizadas con receptores EM-500 G2 por medio de antenas activas y direccionales Sennheiser A-2003.

Robert Castellanos (Bajo, Voz)
Dispuso de una pedalera equipada con una fuente de alimentación Baby Power Supply de Cioks que distribuía la alimentación de 9V DC necesaria para el funcionamiento de sus tres pedales. La señal del bajo en uso (Fender Jazz Bass, Rickenbaker 4003 o Fender Precission, en función del tema) era recibida por un afinador Boss TU-2, que la cedía a un Fulltone BassDrive, para luego ser procesada por un Electro Harmonix Biff Muff, y de éste a un cabezal Ampeg V-4 BH conectado a una caja Ampeg SVT-810 AV, con un Sennheiser BF-421 enfocado al centro de uno de los ocho diez pulgadas que monta.

Externamente un BF-421 se parece bastante a un MD-421, pero son transductores bien distintos. La principal diferencia, visual, es el anillo giratorio que este último posee en su parte posterior, en las inmediaciones del conector xlr-3, guardando su mismo eje. Dicho anillo cuenta con cinco posiciones sensibles al tacto que activan cuatro filtros, cada uno de los cuales atenúa de forma diferente la respuesta del micro en el extremo de bajas frecuencias. Sobre la carcasa la serigrafía podría estar mejor resuelta, al igual que su escueto manual de usuario, incongruente con la calidad del micrófono, uno de los más apreciados y solicitados por los técnicos, tanto en directo como en estudio. En un extremo de su recorrido se aprecia, si las condiciones de luz no son desfavorables, la letra ‘M’ (Music), en la cual la señal recogida por la cápsula es entregada a la salida tal cual, sin aplicar ninguna atenuación de graves. Girando el anillo hacia la izquierda, en sentido contrario a las agujas del reloj, visto desde el extremo del conector, con cada paso se aplican filtros con atenuación de graves más acusada. La respuesta de los filtros no es tipo HPF, esto es, grado de atenuación proporcional a la frecuencia, sino más bien tipo ‘escalón’ (Shelving). A partir de una dada, todas las frecuencias son atenuadas en la misma proporción, excepción hecha de la zona de transición, con lo cual las curvas resultantes discurren relativamente paralelas a la original, salvo la última, la que se corresponde con la posición marcada con la letra ‘S’ (Speech), la cual, a partir de 500 Hz, tiende a una pendiente de -6 dB/octv, intentando compensar el ‘efecto de proximidad’.

Para la toma de su voz se utilizó un Shure Beta-58.

Álvaro Suite (Guitarra Eléctrica, Guitarra Acústica, Mandolina, Voz)
Álvaro gira con un buen arsenal de guitarras: de Fender, Stratocaster y Telecaster DeLuxe; de Gibson, Firebird; de Westone, una Rainbow II; de Gibson era también su acústica, una Hummingbird, y la mandolina que utilizó.

De pedales también iba bien surtido: Afinador Boss TU-2, Pickup Booster de Seymour Duncan, OCD de Fulltone, Full Drive 2 también de Fulltone, trémolo TR-2 de Boss, Spring-King de Danalectro, Deja Vibe de Fulltone y DD-3 Digital Delay de Boss. Para la alimentación eléctrica de todos ellos contaba con una fuente de alimentación de 600mA Big John de Cioks con siete salidas de corriente continua (DC, Direct Current) de 9 V.

Sus amplificadores de guitarra eran Fender Bassman 59, tomado mediante un Sennheiser e-606 colocado al centro del 12” superior derecho, y Vox AC-30 / 6 TB, tomado con otro Sennheiser e-606, dirigido también al centro de uno de los conos.

Para su voz Shure Beta-58

Jordi Mena (Guitarra Eléctrica, Guitarra Acústica, Dobro, Steel Guitar, Mandolina, Banjo, Voz)
Jordi Mena utilizó una muy variada paleta de guitarras y derivados de esta: Fender Stratocaster, Fender JazzMaster, Gibson Les Paul Goldtop, Gretsch G-5700 Lap Steel, National Duolian Dobro, así como Mandolina y Banjo, ambos de Gibson.

Su palé de pedales comenzaba con el omnipresente afinador TU-2 de Boss y seguía con un RC Booster de Xotic Effects, un Box of Rock de ZVex Effects, un OCD de Fulltone, un Menatone, azul, con la serigrafía tan desgastada que el modelo ya no era legible, un Tremolo de Woodoo Labs y, por último, un Time Factor de Eventide. La alimentación eléctrica de todos ellos corría a cargo de una fuente de 600mA Carl Martin Big John de la danesa Cioks. Disponía también de un pequeño iluminador con dos brazos flexibles Pedal Board Light de Mighty Bright, que portaban lámparas de LEDs para mantener la adecuada y permanente iluminación de todo el conjunto.

Como amplificador de instrumento utilizó un cabezal Fender ToneMaster, conectado a una caja ToneMaster 4-12, tomada mediante un Shure SM-57 y un Sennheiser MD-421, ambos orientados al centro de dos de los altavoces.

Para la captación de su voz se empleó un Shure Beta-58.

Ramón Gacias (Batería, Percusión, Loops)
La conexión con el pasado; el único componente de la actual formación de la banda que había acompañado a Bunbury en las últimas giras.

Utilizó una réplica de la batería utilizada por Richard Starkey en la aparición de los Beatles en el programa de Ed Sullivan el 9 de febrero del 64, sólo que el set utilizado por Ringo Starr en aquella ocasión estaba acabado en Black Oyster Pearl, mientras que el utilizado por Ramón Gacias es de color White Marine Pearl. Al ser una recreación, algunos detalles, como herrajes y maderas, incorporan los perfeccionamientos alcanzados en desarrollos posteriores, pero conservan el sello Ludwig de la época, el del trapecio con las baquetas, mucho más bonito y original que los utilizados por la marca hoy día.

Antes de los 60, Ludwig fabricaba sus cascos con muy diversas maderas, pero los modelos utilizados por Ringo en los años 60 (Down Beat, Super Classic y Hollywood) ya eran de caoba, álamo y arce. El modelo actual está fabricado con cuatro capas de arce, pudiendo considerarse dentro de la categoría de los de casco blando, y consta de cuatro elementos: Bombo de 20”x14”; Caja de 14”x5”; Timbal Aéreo de 10”x8” y Timbal Base de 14”x14”. El kit que sirve Ludwig incorpora el mítico pedal de bombo Speed King, herrajes de su serie 800 y parches Weather Master Heads; pero Ramón prefiere DW Serie 5000 como pedal de bombo, Yamaha como pedal de charles, herrajes Yamaha para todos los platos (excepto para el que monta el doble crash de Avedis) y parches Evans: en el bombo, como parche de impacto, EQ-3, con un EQ Patch Black en la zona de impacto de la maza, y EQ-1 Resonant negro en la cara a la vista; en la caja y los timbales, G2 Coated WD Medium, en la cara superior. Como caja de reserva, posada sobre la tarima, panza arriba, dormitaba una Yamaha Maple Custom.

Para la toma del bombo se utilizó un Shure Beta-52, dispuesto a la altura de la abertura practicada a un cuarto del diámetro horizontal, y un tercio del diámetro vertical del parche resonante, sin apenas penetrar en su interior. Para la caja se utilizó un SM-57 arriba y un AKG C-535 EB abajo. Para los timbales Sennheiser e-904, con su cápsula unos tres dedos por encima del parche, y orientada cerca del borde.

En la elección de los bronces también existen ciertas similitudes con las preferencias del escarabajo percusionista, tanto en marcas como en tamaños, pues éste prefería rides pequeños (16” y 18”), crash grandes (20” y 22”) y Hi-Hat de 14” para grabar y 15” para directos; de Paiste y Zildjian. Ramón Gacias utiliza un Paiste 20” Giant Beat Multi Functional como plato de ritmo y dos 18”, de la misma serie y fabricante, como platos de corte. De la misma serie y fabricante era también el charles de 14”. De Zildjian utiliza un 16” A Custom Rezo Crash, y debajo de éste, sobre el mismo eje, casi en contacto, separados apenas un centímetro, otro cuya referencia no he podido anotar. Encima del crash Paiste de su derecha, sobre el mismo eje, pero haciendo uso de un extensor para crear la adecuada separación, dispuso un Ice Bell de 9” de Latin Percussion.

Para la captación del Hi-Hat se utilizó un Neumann KM-184, con su cápsula situada como a una cuarta de altura y orientada al centro de los platos. Para el ride, un Shure SM-81, con una disposición y orientación similares a las del Hi-Hat, sin filtros activados. Como overheads se utilizaron dos AKG C-414 B-XLS, en pinza H-85, y dispuestos a media altura (algo menos de 50 cm por encima de los platos).

El set de Ramón Gacias también incluía diversos elementos de percusión latina y caribeña, como un cajón ‘flamenco’ (que dicho sea de paso, su origen no es andaluz, sino peruano, traído de aquellas latitudes por Paco de Lucía en los años 70) tomado con un Shure Beta-91 posado en el fondo de su interior; unos bongós Afro, tomados mediante Audio-Technica ATM-35; tres cencerros, dos situados debajo del charles y captados mediante Audio-Technica ATM-35, y otro encima del timbal base, sin micro dedicado; una pandereta fijada en la parte superior del eje móvil del charles, y otras dispersas por el suelo; un shaker Studio de Meinl Percussion, unas maracas y un Jam Block azul de Latin Percussion.

Además de a lo acústico, Ramón también le pega a la electrónica. A su izquierda dispuso de una mesa de mezclas digital Roland VS-880 EX, que recibía la salida mono de una caja de ritmos Zoom RT-123, y que era comandada desde un pedal Boss FS-5U y un controlador MIDI Behringer Nano BCN-44, y de la que partían tres envíos hacia tres cajas de inyección BSS AR-106 (las más deseadas cajas de inyección de cuando casi nadie usaba cajas de inyección), haciendo uso de su salida estéreo principal y de una salida auxiliar.

Jorge ’Rebe’ Rebenaque (Sintes, Rhodes, Hammond, Acordeón)
Utilizó tres teclados: un Roland RD-700 GX, un Rhodes y un órgano.

El Roland RD-700 GX fue tomado desde sus salidas desbalanceadas hacia, supongo, dos cajas de inyección. Escribo “supongo” porque en el momento de realizar la observación un extremo de los dos cables ts-6 utilizados estaba conectado al teclado y el otro presentado sobre la tarima, “como esperando dos Dis”.

El Rhodes estaba protegido por una tela y su modelo no era visible, aunque parecía que el paño marcaba los pliegues introducidos en los Mark II para hacer la tapa superior recta y permitir la colocación estable de un teclado tipo sintetizador cuyo empleo en directo empezaba a ser habitual en esa época (1980). La señal del Rhodes pasaba por dos pedales, un Boss BD-2 Blues Drive y, antes de ser amplificada por un Fender Twin Reverb, el cual era enfrentado por un Shure SM-57, orientado al extremo exterior de uno de los altavoces. Al lado de los pedales mencionados también se encontraba el control remoto de los efectos del Twin Reverb, y todos a la izquierda del pedal de sostenimiento del Rhodes.

El órgano, también cubierto con tela, dijeron que era un Hammond B-3 electromagnético, una preciada y muy buscada reliquia, pero sin los pedales de bajos. Su amplificación corría a cargo de otra no menos preciada y buscada reliquia: un Leslie 122, captado mediante dos Sennheiser e-606 para el rotor de agudos, dispuestos cerca de los extremos del mueble y con una pequeña diferencia de altura entre ellos, y un Sennheiser BF-421 para el rotor de graves.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

no he encontrado el link del articuylo original

Anónimo dijo...

Genial, estaría bien que publiquen algunos detalles técnicos de las ultimas giras de la banda. Gracias!!!

Google