3.21.2009

Noticia: Hace olvidar su larga ausencia


Por: Juan Alvarado González , Sábado, 21 de Marzo de 2009 

Con su "Hellville de Tour", el español tuvo un reencuentro muy agraciado anoche en la Arena Monterrey, donde lograron reunirse casi 9 mil seguidores de hueso colorado. 
 

Demostrado... con los regios Bunbury siempre va a tener el viento a favor, y aunque no quiera que lo llamen cariño siempre va ser el hombre delgado que no flaqueará jamás y que les inyectará bujías para el dolor a través de su música.

Con su "Hellville de Tour", el artista español tuvo un reencuentro muy agraciado anoche en la Arena Monterrey, donde lograron reunirse casi 9 mil seguidores de hueso colorado que agradecieron infinitamente la ausencia que había tenido de todos ellos.

Con su característica melena rizada, su espigada figura, lentes oscuros, uñas en color rojo y ataviado en un pantalón y saco negro, Enrique rompió el silencio en el escenario de la arena a las 21:15 horas, alborotando inmediatamente a todos los congregados que no esperaron un minuto más para cantar con él el primer tema de la noche "El club de los imposibles".

Con una muy buena producción en cuanto a iluminación e imágenes que se proyectaban insistentemente en dos pantallas ubicadas en la parte posterior del escenario, el ex-vocalista de Héroes del Silencio supo llevar a sus seguidores hasta el éxtasis con cada una de sus rolas, la mayoría éxtitos que ha logrado en su faceta de solista.

Es así como la concurrencia disfrutó "La señorita hermafrodita", "Hay muy poca gente", "Bujías para el dolor", "Ahora", "Sólo si me perdonas", "Sácame de aquí" y "El extranjero", canción de la que dijo había escrito hace como diez años y algunos pensaron que no tenía sentido porque era demasiado política y social, pero que "sigue estando vigente y habla de ustedes, de mi y de muchos latinoamericanos".

Después el repertorio continuó con "Desmejorado", "Alicia, expulsada al país de las maravillas", "Infinito", "El hombre delgado que no flaqueará jamás", "Sí", "El rescate", "Apuesta por el rock and roll" y una nueva versión de su ya clásica "Lady blue".

Con esta canción, Enrique Bunbury se despidió por primera vez de sus fanáticos regiomontanos, no sin antes comentar que "ha sido un verdadero placer haber estado con ustedes, Monterrey.

Sólo una cosa, que no nos olviden, nosotros no lo vamos a hacer". El público obviamente no se movió de sus lugares y empezaron a gritar para que regresara y él no se hizo mucho del rogar, y ataviado ahora con una camisa negro con rojo, volvió con su público preguntando que si había por ahí un "caballito", pero no solamente uno sino unos 15 y que se podría acabar una botella entera de tequila.

"Invitamos a don Julio en persona. Es un placer estar en esta ciudad, poder brindar al alba por todos estos años, muchas gracias.

Sólo un deseo a todos ustedes, que tengan suertecita", señaló cuando a continuación interpretó precisamente "Suertecita".

Ante la buena respuesta de su público, el intérprete no escatimó para seguir con su repertorio al cantar "El porqué de tus silencios", próximo sencillo que saldrá a la radio, "Viento a favor", que todos cantaron con él, para despedirse de nueva cuenta.

Pero su banda regia adivinó que Enrique iba a ser espléndido y generoso y así fue cuando ahora con una chaleco negro sin mangas regresó para entregarles el último set de canciones, "No me llames cariño", "Canto", "Y al final" y "El tiempo de las cerezas", concluyendo su actuación a las 23:35 horas

Fuente: El Porvenir

No hay comentarios:

Google