7.22.2009

Crónica: El aragonés paga su deuda (Tenerifé de Luxe)


Les dejo una Crónica disponible en Bunburyclub.com... Como siempre agradezco a Juan Saludes!

El viaje musical a ninguna parte de Enrique Bunbury había dejado en Tenerife varias cuentas pendientes, la última, el plantón de diciembre en su gira Hellville de Luxe. Anoche, el aragonés errante saldó con creces sus citas truncadas a través de un potente directo que valió para cerrar las viejas heridas del pasado y reconciliarse a golpe de rock con la isla del Infierno.

No en vano, el cantante se atrevió a bromear con un "tenía que haber estado aquí en diciembre ¿no? ¿qué les pasó?", arrancando, con su habitual excentricidad y descaro, el aplauso del respetable.
Bunbury no se guardó nada. Sobre las tablas, una vez más, demostró que es una rock star con todas las letras, de las pocas que hay en España, con una voz inmejorable, un repertorio perfectamente elegido -himnos inolvidables de Héroes del Silencio incluidos- (Nota de Bunburyclub: En el concierto no sonó ninguna canción de Héroes del silencio) y un dominio de la escena como nadie. Y, claro, cuando se tiene a un público completamente entregado, la redención se hace más sencilla.

El borboteo de los primeros seguidores a media tarde merodeando alrededor del Pabellón Municipal de Deportes de Santa Cruz de Tenerife no cesó en las horas siguientes, transformándose en un público que buscaba tímidamente el mejor lugar para no perder detalle del espectáculo.
Pasadas las nueve y media, las luces al tiempo que los ojos de las 3.000 almas del público se abrieron como platos para recibir al forajido Enrique Bunbury: gafas negras, sombrero vaquero y de negro hasta las botas. Y con él, una banda espectacular -la Banda-:Ramón Gacías, Álvaro Suite, Jordi Mena, Robert Castellanos y Jorge Rebenaque, cuya implicación con el público fue insuperable.

Los primeros riff de El club de los imposibles fue el pistoletazo de salida para el Hellville de Luxe Tour en Tenerife, una nueva vuelta de tuerca de Bunbury en la búsqueda de su identidad musical, enraizada ahora en la norteamérica más hostil y fronteriza.
Sonaron en el recinto deportivo El porqué de tus silencios, Hay muy poca gente, Infinito, El hombre delgado que no flaqueará jamás, Bujías para el dolor y Porque las cosas cambian, todas del nuevo Hellville de Luxe.

Pero también hubo tiempo para hacer un recorrido por clásicos de anteriores trabajos como La señorita hermafrodita, Que tengas suertecita, Lady Blue, Alicia, Contar contigo, El rescate, El extranjero o El viento a favor, entre otras.
El líder de la mítica banda Héroes del Silencio y autor de auténticos himnos del rock español contó en Santa Cruz con un público completamente entregado a su directo, un auténtico resonar metálico que inundó las paredes del Pabellón de Deportes con su apuesta por el rock & roll, aunque también hubo momentos para su etapa de cabaré. Tras más de hora y media de concierto, Bunbury se despidió deseando suertecita y dejó una esperanza en el aire: "El fin es el comienzo".

Fuente:
Víctor Garrido
Santa Cruz de Tenerife
DIARIO DE AVISOS

No hay comentarios:

Google