8.10.2009

Crónica: SOS del Rey Católico/ 'Rock entre Muros'


Once siglos después de su reconquista, Enrique Bunbury visitaba Sos para reconquistar el corazón de sus pobladores cual trovador. Lo hacía en la Lonja medieval. El zaragozano se mostró agradecido por la invitación del festival, si bien el concierto acústico que le sugirieron desde la organización se quedó en agua de borrajas desde el minuto uno.


Puntual a su cita y como viene siendo habitual cuando se presenta en recintos pequeños, el concierto se abrió con la siempre bienvenida "El anzuelo" con la que volvimos a caer en la trampa. Tras la parálisis inicial que nos entró en el cuerpo a más de uno con la aparente fragilidad de la grada portátil, empezamos a entrar en calor con la triada compuesta por "La señorita hermafrodita", "Hay muy poca gente" y "Bujías para el dolor" un comienzo absolutamente irresistible para cualquiera que tenga la más mínima sangre rondando por las venas. Una vez caldeado el ambiente y con el público inmerso en un entorno que nos hacía pensar que aquello era un espejismo en medio del secano zaragozano, sonaron las primeras notas de "Doscientos huesos" un tema que se ha tornado en clásico y que a buen seguro formará pate de futuras giras. Sin tiempo para respirar la banda que se encuentra totalmente engrasada abordó "Sólo si me perdonas" un auténtico tiro para las caderas. Con este tema terminaba el primer acto.

Bunbury desaparecía del escenario para aparecer nuevamente ataviado con camisa roja y una boa negra para empezar un set de auténtico lujo y que hace pensar lo difícil que sería hacer caer alguno de estos temas de sus directos. Mientras tanto Jordi Mena despuntaba con la extraordinaria intro de "Sácame de aquí" tras la que apareció Enrique. Si bien el cantante no se mostró muy comunicativo, antes de interpretar "El extranjero" hizo referencia al sentido que cobraba esta letra compuesta en Ceuta o Melilla (el propio maño no lo tenía claro) con actos como los recientemente ocurridos con los atentados de la banda terrorista ETA. Sonó una cerrada ovación. Una nueva muestra del lavado de cara de antiguas canciones es ésta. Un tema en el que el protagonismo de Rebe se hace presente. Nuevamente un trío de ases. "Irremediablemente cotidiano", "Alicia" e "Infinito" que hicieron las delicias de los incondionales. "El hombre delgado" levantó de sus asientos a aquellos que aún permanecían sentados y que no lo volvieron a hacer hasta la fase final del concierto ya que la banda enlazó con "Sí", "El rescate", "Apuesta por el rock´n´roll" y "Lady Blue" con el que terminó la parte eléctrica del concierto.

Dos bises en exceso acústicos pusieron el broche a la velada. Un final inédito que no terminó de dejar un buen sabor de boca con la inesperada desaparición de "No me llames cariño" que cayó del set y que quizá privó de intensidad al último tramo. Quizás su presencia en Estepona sólo dos días después hizo al cantante reservar fuerzas para afrontar la última cita de la gira ibérica. El primer bis estuvo conformado por "El porqué de tus silencios", "Porque la cosas cambian" y "El viento a favor" (intro "Una canción triste"). Concluyó el segundo bis con "Aquí", canción dedicada a El Puerto de Santa María y "Canto".

Jesualdo Jiménez de Cisneros

Fuente: Web de Enrique Bunbury

No hay comentarios:

Google