8.10.2009

La Revista 'ENRIQUE BUNBURY: Busqueda Permanente'


Su nombre artístico Bunbury suena a enigma, lo tomó de un personaje de la obra de teatro Importance of Being Earnest de Oscar Wilde; y su andadura musical comenzó a los doce años cuando tuvo su primera guitarra. La fama le llegó como líder del grupo español Los héroes del silencio en los años 1980. Gloria que tuvo vuelta momentánea acompañada de gira internacional en 2007, pero prosigue como Enrique Bunbury en solitario, luego de una abrupta cancelación de conciertos dos años antes. Un músico español capaz de asimilar el rock de un lado y el otro del Atlántico, e incluso matizarlo con country, blues y jazz, o simplemente cantar tangos o baladas pop a dúo con Raphael.

“La música me ha dado muchas cosas”, asegura el cantautor español, cuyo nombre de pila es Enrique Ortiz de Landázuri Izardui y nació en Zaragoza. Cosas tan específicas como la necesidad de renovarse a menudo como músico. “La búsqueda es para mí una necesidad biológica. Si no persiguiera cosas diferentes pensaría que me he equivocado de oficio”. Búsqueda que lo llevó a cancelar abruptamente una gira de conciertos en agosto de 2005 y romper definitivamente con la agrupación musical El huracán ambulante que le acompañaba en solitario.

Bunbury no se resigna y se autotitula un inconformista. “Me resisto a hacer el disco redondo, el más cómodo, porque eso supondría mi muerte como ser inquieto. Quiero que mis álbumes sean imperfectos e, incluso, inconexos entre ellos. Prefiero aprender que ofrecer un trabajo bueno”, y afirma que su mejor entrega aún está por llegar. Inquietud creadora que percibimos en las letras de sus canciones, la interpretación de Infinito junto a Raphael, para el disco que celebrara los 50 años de carrera del cantante andaluz.

Hace unos meses, Enrique Bunbury presentaba su quinto disco como solista. Un álbum llamado Hellville de Luxe, donde reafirma sus raíces rockeras. Título que responde al nombre de la casa-estudio donde reside. Disco que lo ha llevado de gira por varias ciudades de América y España, luego de la reunión momentánea que protagonizó con sus antiguos compañeros que cuenta con una grabación que recoge la reunión.

En esta nueva etapa, el “aragonés errante”, como le llaman muchos; está rodeado de nuevos músicos. Interpreta las viejas canciones actualizadas con un sonido más rockero, además de los títulos que conforman su última producción discográfica.

“Este es el disco más oscuro, profundo y down tempo que he grabado en mi vida”, afirma el músico. Un álbum que tuvo por éxito la canción El hombre delgado que no flaqueará jamás, además de un filme de siete minutos de duración dirigido por el realizador francés Edouard Salier. El cortometraje fue rodado en el desierto de Salton Lake, California. Una pieza fílmica hecha en clave medio sicodélica que cuenta con el propio Bunbury como actor protagonista.

No obstante, la canción fue tildada de plagio por utilizar versos de Pedro Casariego. Bunbury reconoció la utilización del texto, pero se defendió al responder “dos frases no hacen plagio”.
La gira por el Hellville de Luxe ha causado conmoción con más de 250,000 entradas vendidas en América y otras tantas en el país ibérico. Periplo que culmina en España esta semana, pero continuará por Centro y Sudamérica en septiembre. Cruce de océano que pudiera traerlo de vuelta a Estados Unidos.

Mientras tanto, Bunbury prepara su sexto álbum de estudio como solista. Disco que espera presentar en octubre bajo el título Las Consecuencias. Producción musical que asegura ser un giro rotundo de su música. De hecho, el cantautor cuenta con la colaboración de Miren Iza, cantante del grupo Tulsa, en varias canciones. Participación que debe traer un matiz musical diferente al disco.

Texto: Jesús Hernández
Fuente: Pag web Enrique Bunbury

No hay comentarios:

Google