9.23.2009

Crónica: Entre multitud, Bunbury dice no hay imposibles


Las luces del escenario se apagaron cerca de las 21 horas, fue la señal para que el cantautor español, Enrique Bunbury, saliera a ofrecer su espectáculo Hellville de tour, que marcó su inicio de gira de despedida en tierras mexicanas.

Después de muchas especulaciones acerca del lugar donde se realizaría el concierto, finalmente fue la Unidad Deportiva Benito Juárez, ubicada a espaldas de las instalaciones de la Fenaza, donde cerca de 30 mil personas se dieron cita desde temprana hora, incluso desde un día antes, durmiendo en casas de campaña, con el fin de poder disfrutar de este que sin duda alguna fue uno de los conciertos más esperados y anhelados por muchos en esta edición de la Fenaza.

Aunque al inicio del concierto la audiencia no era la que se esperaba, poco a poco las filas de gente entraron al recinto, donde personas de todas las edades ya disfrutaban de esa noche de rock alternativo brindada por el Aragonés errante, quien marcó sus inicios como el vocalista de Héroes del Silencio en la década de los 80.

Vistiendo un look casual rockero, el artista salió al lado de sus músicos, quienes anteriormente acompañaron al grupo español Jarabe de Palo en sus presentaciones; sin duda sobresalió Copi en el acordeón, en especial con el tema El extranjero.

El club de los imposibles, La señorita hermafrodita, 200 huesos y un collar de calaveras, Alicia, Sácame de aquí e Infinito fueron algunas de las canciones que sin duda cautivaron a los asistentes, quienes a una sola voz las cantaron y disfrutaron junto con el intérprete.

La noche se tornó mexicana cuando Bunbury interpretó para deleite de todos los temas El Jinete y Aunque no sea conmigo, de los compositores mexicanos José Alfredo Jiménez y Armando Manzanero, respectivamente, lo que cautivó aún más a sus fans.

Para crear inestabilidad entre las parejas, Bunbury interpretó el tema Sólo si me perdonas, ocasionando que más de un enamorado le cantara al oído a su pareja, por lo que la noche se tornó romántica y más especial de lo que hasta el momento era.

Su exitosa presentación terminó pasadas las 23 horas, ya que sus fans no querían que el artista se retirara del escenario, y al grito de “otra” lo hicieron regresar más de una vez para interpretar los temas Lady Blue y Decadencia, que fueron los temas más coreados por el público.

El español demostró con dicho concierto que para él no hay “cosas imposibles”, al lograr un rotundo éxito en esta tierra zacatecana. Destacó que para aquellos que quisieran conmemorar su ida al concierto, en la entrada se ofertaron diferentes souvenirs, como playeras, cachuchas, tazas y placas con la leyenda “Bunbury Hellville”, que más de uno adquirió para el recuerdo.

Aunque se aseguró que no se permitiría la entrada con bebidas embriagantes, algunas personas lograron introducirlas, pero de inmediato los elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) desalojaron a los portadores, por lo que fue uno de los únicos percances durante la velada para tener un saldo blanco.

Fuente: Pag web Enrique Bunbury www.enriquebunbury.com

No hay comentarios:

Google