10.25.2009

Transpiró rock


Enrique Bunbury derrochó energía y salió con nota 10 en su concierto “Hellville de Tour” en Heredia

Allan Andino

Sudó hasta decir basta. Su inconfundible voz resonó por todo el Palacio de los Deportes en Heredia. Una parte del público, fiel a él, y otros a la extinta banda Héroes del Silencio, le respondieron llenando las gradas y más de la mitad de la zona preferencial.

Enrique Bunbury deleitó la noche del sábado a los ticos en su gira “Hellville de Tour 2009”, con un repertorio dominado por sus temas como solista y solo tres de la agrupación española.

A las 8:30 p.m. madrugaron a los asistentes apagando las luces, y secundado por su grupo, salió el zaragozano uniformado de negro y sombrero vaquero.

“El club de los imposibles”, “Señorita hermafrodita” y “Hay muy poca gente”, derritieron al público que muy temprano iba siendo manipulado por Bunbury.

“Hermanas y hermanos de Costa Rica, un gran placer estar con ustedes esta noche. Gracias por venir, la última vez fue hace seis años”, recordó el artista.

Dos pantallas de “led” le cuidaban las espaldas.

Al momento de interpretar “Sácame de aquí”, una enorme tela roja cubrió el fondo del escenario, cinco lámparas colgaban por lo alto y la intensidad de las luces era más fuerte.

Todo se tiñó de rojo, como parte de esta gira infernal y el primero de sus cinco cambios de camisa también se hizo ver.

“El extranjero”, “La herida”, “Alicia” e “Infinito” fueron coreadas por un público que dribló la seguridad y se las ingenió para meter sus cámaras fotográficas.

Rasgando la guitarra electroacústica, de rodillas y destilando una imagen de “rock star” de su época, dio rienda suelta a uno de sus temas polémicos en España que acusaban de plagio, “El hombre que no flaqueará jamás”.

Los cánticos de “¡Enrique!, ¡Enrique!” hacían que el cantante de 42 años se sintiera a gusto y cediera su micrófono a la gente.

“Apuesta por el rock and roll” y “Lady Blue” fueron las piezas previas a su primer intento de despedida, porque serían tres, las veces en que el dos veces nominado al Grammy Latino sería devuelto a tarima ante los gritos de: “¡otra!, ¡otra!”

Fueron 25 las canciones del “show”, que dejaron mu y satisfechos a los que aguantaron la lluvia en las afueras del Palacio.

A las 10:50 p.m. la sobredosis de rock culminó con “Viento a favor”, y una corta versión de “La chispa adecuada”.

Fuente: aldia.cr

No hay comentarios:

Google