3.17.2010

Bunbury vive cada momento con su rock

El rock en español encontró en Enrique Bunbury, un cantautor con los requisitos básicos y mágicos, para pasar a la historia de la música hecha durante las dos últimas décadas.

Llega a los Estados Unidos para establecerse un tiempo, no se sabe cuánto, pero al menos dará 21 conciertos por las principales plazas en donde el castellano se ha afincado con fuertes raíces.

En Dallas nos toca el 28 de abril, y la cita es a las 8 p.m. en el House of Blues, en donde presentará su nuevo disco.

Su nuevo material musical se titula Las consecuencias, el cual salió a la venta el martes 9 de marzo en Estados Unidos.

Bunbury platica sobre las consecuencias de las que habla en su nuevo disco.

“Todo acto tiene sus consecuencias. A cada acción, le sigue una reacción. Personalmente, creo que este es un disco que no podría haber llegado a realizar sin haber cubierto mis etapas anteriores: la actual, con mi banda, que se inicia con El tiempo de las cerezas, continúa con Hellville de Luxe y cierra el ciclo con Las consecuencias.

“También fue necesario mi primer periodo solista, de investigación y búsqueda de una lengua propia: desde Pequeño al Viaje a ninguna parte. Y si nos remontamos, toda la época de aprendizaje con Héroes del Silencio. Éste era un disco necesario para mí, un disco en el que profundizar en el lado oscuro, sin temor, pero con la determinación por resolver determinados conflictos, de una vez por todas”, contesta Bunbury desde su nueva residencia en Los Ángeles.

Este disco es el noveno de su discografía, fuera del grupo en el que se dio a conocer mundialmente, Héroes del Silencio, y del que en el 2007 diera una gira de 10 conciertos entre España y América.

“Pienso que tanto el desierto como el mar te ofrecen un horizonte infinito por dibujar, para dejar vagar la imaginación. Son un lienzo en blanco, un texto por escribir, una guitarra deseando que alguien la afine. Escribí una parte de este álbum en El Puerto de Santa María, en el sur de España, mirando el mar. La otra, en Marruecos, un país que me apasiona y no me canso nunca de visitar, muy inspirador y literario”, explica Bunbury.

El nuevo disco salió a la venta simultáneamente en España y México, y en un mes llegó a disco de oro y va directo al platino en estos momentos, es decir, casi 100 mil copias en cada país.

El cantautor habló sobre su sensibilidad al tema que agobia a muchos países del mundo sobre el tráfico de migrantes.

“Es un tema al que soy muy sensible. Principalmente por mi condición de viajero y nómada. Ya escribí hace un tiempo una canción para el disco Pequeño que se llamaba El extranjero. No es un tema fácil para los legisladores, seguramente. Por un lado, la gente que tiene dificultades para encontrar trabajo y alimentar y cuidar de su familia dignamente en sus países de origen, es lógico y normal que emigren al país vecino con una situación económica mejor. Por otro lado, el país receptor debería asegurar unos derechos básicos a todos sus ciudadanos: educación, sanidad y techo. ¿Soy demasiado utópico? Seguro que sí. Ambos lados quieren exigir y pocas veces ceder en determinadas posturas. El lugar de encuentro, siempre es el más difícil de hallar”, expresa Bunbury. Como artista, ¿qué es lo que buscas, hasta dónde quieres llegar?

“(John) Lennon (The Beatles) decía que la vida era lo que ocurría mientras tú estabas distraído haciendo otros planes. Intento que no me distraigan demasiado los planes. Ya sabes, ‘vive el momento’. En realidad, mi meta es el camino y estoy en ello”, contesta Bunbury.

Por Gabriel Montemayor
Especial La Estrella Digital

No hay comentarios:

Google