3.23.2010

Veintiséis minutos con Bunbury (Parte II)

Enrique Bunbury llega a hacer residencia en Los Ángeles, como centro de operaciones de una gira que lo llevará por el interior de Norteamérica hasta ciudades que nunca antes ha visitado. En veintiséis minutos de entrevista nos reveló sus emociones ante esta nueva etapa como cantautor y las historias tejidas en su más reciente álbum: “Las Consecuencias”. Aquí les presentamos la segunda mitad de este encuentro…


¿Te gustaría hacer un disco de covers?

Si te digo la verdad, mucho. Me gustaría hacer y yo creo que está muy cerca el hacer un disco de covers. Y principalmente porque ahora estoy muy emocionado con la faceta de intérprete. A mí me gusta mucho componer canciones y ¡es lo que más me gusta! Pero creo que soy mucho mejor intérprete de lo que ahora he podido demostrar. Creo que me he dedicado a componer canciones y entonces he descuidado otras facetas y he descuidado la de intérprete. Creo que mis discos están mal cantados, y que los puedo cantar mucho mejor. Y me gustaría hacer un disco en que mi principal función fuera la de cantar bien.



Y bueno, eso es lo que quiero, y creo que a lo mejor mi próximo álbum debería ser así. Si no es el próximo, es el siguiente, pero estamos… yo estoy ahí muy, muy con muchas ganas de hacerlo.

¿Y poner juntos tus duetos?

Lo del disco de duetos, pues eso ya no me apetece. Es ya he hecho tantos duetos, he hecho tantos duetos…porque me encanta colaborar con mucha gente. Pero me gusta más hacerlo esporádicamente, un poquito aquí y un poquito allá, pero… ¿hacer un disco entero? sería ¡uff!.



Aparte de que, me siento así… me siento un poco como que ya lo ha hecho Miguel Bosé, ¿no? Y me parece una cosa más pop que rock y yo soy un artista de rock efectivamente, al final. Y eso… pienso que funciona mejor en el pop.



Alexis Morante, director del documental de la gira...

Bueno, eso es un trabajo suyo. Yo confié mucho en él por varias circunstancias y si te digo la verdad, la más importante es porque él es gaditano. Es una cosa un poco tonta. Pero es así…Yo confío en los gaditanos. Es mi tierra de adopción, ahora mismo es donde he pasado mis últimos años, en Cádiz, al Sur de España. Es una tierra y un agente a la que adoro y que amo y que me encanta. Entonces, de repente, encontrarme en Los Ángeles a un gaditano que me dice y me cuenta toda esta historia de su concepto de cómo debe ser filmada una gira mía, y yo dije: “Tú eres mi hombre”.

Al final, nos guiamos mucho más por los impulsos de lo que parece, es todo mucho menos razonado. Posiblemente, si no es gaditano, pues ese documental no existe.

Yo tengo ahí… yo sé que ahí, hablando entre los dos, encontramos muchas cosas, muchos nexos.
Para dejar entrar en tu vida a alguien, tiene que haber algo que humanamente conecte contigo. Y que digas, “yo sé que con este tipo, encima viajando en un autobús, vamos a encontrar cosas que nos emocionen conjuntamente”. Y que vamos a estar Dios sabe dónde, en Philadelphia, y que vamos a querer ver algo parecido y que nos va a emocionar una comida similar y que vamos a recordar cosas de nuestra infancia, de nuestra tierra que son similares. Al final, va a haber una conexión humana importante que va ahacer que después de dos meses viajando con un tío, filmándome en la cara a dos centímetros de mi persona, yo no le vaya a querer matar.

Al final es una cuestión así de supervivencia. De su persona, principalmente, porque el que tiene más problemas para subsistir.



La convivencia con la banda, el apuro y “Las Consecuencias”

En cuanto a la disquera, todo lo contrario. De hecho, a la disquera yo le entregué el disco en julio del año pasado, y fue la disquera la que retrasó un poco el disco, porque dijo, “pero, si estás todavía girando con Hellville… ¡te faltan cuatro o cinco meses! Vamos a esperar”. Ellos no tenían ninguna prisa. Yo, pienso todo lo contrario, pienso más lo que habías dicho al principio, lo de la relación con la banda.



Creo que a mí lo que me ocurrió es que yo estaba disfrutando tanto de una relación humana y profesional con los músicos de Hellville, que dije: “Ahora que ya hemos creado la banda, ahora que ya hemos estado tocando todos los días encima del escenario y existe esta conexión, quiero entrar en un estudio de grabación porque sé que les voy a mostrar una canción y va a ser muuuy sencillo el trabajo.

Yo creo que esos fueron los primero síntomas para grabar el álbum. Esa necesidad que yo tenía, de decir “quiero…



Es que cuando grabamos “Hellville de Luxe”, cuando entramos en el estudio, y ahora estamos aquí en una especie de estudio. Cuando entramos en el estudio por primera vez, yo les había llamado a todos los músicos, a los cinco músicos de la banda y no se conocían entre ellos. Conforme iban entrando en el estudio, yo iba diciendo, “mira, Robert es el bajista, te presento a Ramón, va a ser el batería con el que vas a tocar, Jordi, y tal... Les presenté en el estudio. Y bueno, terminamos, ahora vamos a grabar. Y les dije: “Os voy a enseñar un canción”. No habían oído nada del material y les dije, “mira, les toqué El Hombre delgado… y ese día, ese mismo día que se acababan de conocer por la puerta, grabamos “El Hombre Delgado que no flaqueará jamás”, que fue el primer sencillo del disco.



Quiere decir que eso fue así, el primer día de grabación. Entonces, para mí, una vez que habían pasado cuatro, cinco o seis meses, yo dije, ¡ahora sí, que se conocen, y que todos nos amamos y que todos nos abrazamos, ahora grabar un disco ¡Así cualquiera!



La puesta en escena

Oye, me estás preguntando una cosa que estamos ahora mismo…como en el proceso. Pero, una de las cosas importantes para mí son todas las proyecciones y todo lo audiovisual que vamos a querer llevar, porque va a ser todo muy modesto en esta gira.



Entonces, queremos hacer algo que pueda funcionar en casi cualquier recinto, y pero a la vez que nos sintamos identificados con ello.



Y en cuanto a los trajes espero llevar un traje bonito. Llevo unos días dándole vuelta a lo del traje. Parto de una cosa y luego sale otra. A mí hasta el día de hoy salir solo con un traje me parece como poco, no sé me parece como pobre. No sé. Yo creo que me resulta muy difícil salir solo con una ropa, pero queremos hacer algo muy masculino encima del escenario.
Somos una banda que no somos unos niños. Somos una banda de hombres, entonces eso va a ser importante a la hora de mostrarnos en el escenario. No somos los Jonas Brothers, estamos más cerca de Mick, que de Kathy Perry.

DOS HISTORIAS PARALELAS
Pregunta:

Cuando te entrevisté con “Radical Sonora” en 1997, me contaste que querías hacer un disco con los sonidos que habías recopilado en tus viajes, con artistas de la calle, en tus recorridos por Latinoamérica. Que venías muy emocionado con ello y lo tenías en tu maleta. Cuando salió “Clandestino” me quedé siempre con la duda de que tu idea no había llegado a materializarse nunca, porque “Clandestino” se adelantó al año siguiente ¿Fue eso lo que pudo ser luego “Pequeño” y no fue (dos ideas paralelas)?

Respuesta:

Bueno, “Pequeño” y “Clandestino” fueron discos creo que fueron bastante coetáneos, en el tiempo. Y yo creo que “Clandestino” es mucho mejor. Entonces, no tengo mucho más que decir.

A lo mejor, simplemente no me salió lo que yo quería hacer. Creo que “Clandestino” es un discazo. Todos amamos ese álbum, y bueno… yo hice “Pequeño”, un disco al que yo tengo mucho cariño y creo que es uno de mis discos buenos. Y que si en algún momento alguien tiene que tirar a la basura el 90 por ciento de mi obra, creo que entre el 10 por ciento salvable está “Pequeño”.

Yo no tengo tanta memoria, pero creo que había más ideas que no acabaron de salir en ese álbum y que probablemente “Pequeño no fue más que un intento de esquivar un poco una circunstancia que era que yo quería hacer un disco más cercano a lo que era “Clandestino”.

Entrevista: Alicia Monsalve
Fuente: Alborde

No hay comentarios:

Google